Derribo parcial, ampliación y reforma integral de la vivienda.
Inicio: mayo 2010
Finaliza: diciembre 2010
Arquitecto: Paul Scherpenbach
Arquitecto Técnico: Antonio Damiá

La vivienda original tiene un problema de iluminación y ventilación natural.

El arquitecto la desmembra parcialmente y a partir de la matriz del edificio, se re-inventa totalmente el concepto, abriendo las fachadas con grandes cristaleras hacia el sol del este y el Mediterráneo y dando un guiño a la montaña y a poniente con pequeños huecos en la fachada trasera, que al mismo tiempo facilitan la ventilación cruzada y natural de la casa.

Se utilizan materiales naturales en revestimientos. Las carpinterías y la cubierta están realizadas con madera y estructura de acero, y todo el suelo con barro cocido manual de Decorativa. Los baños están revestidos con mármoles y los enlucidos de las zonas comunes se realizan con morteros tintados. Destacar la calefacción centralizada mediante suelo radiante y la ausencia de piezas de rodapié en toda la vivienda. Utilizamos un material elástico en el perímetro de todas las habitaciones antes de pavimentar el suelo que colabore a absorber los movimientos horizontales por dilatación provocados por la calefacción al pavimento.

A petición del arquitecto ensayamos durante una semana una habitación encendiendo y apagando cada dos días la calefacción obteniendo unos resultados positivos que nos permitieron utilizar este material en toda la vivienda.

Estamos muy satisfechos y estamos convencidos que la familia que nos hizo el encargo también.